Translate

lunes, 4 de julio de 2016

REFLEXIONES EN VOZ ALTA PARA LA CIUDADANÍA

 (Llengua: Valencià): REFLEXIONS EN VEU ALTA PER A LA CIUTADANIA, LA CONVIVÈNCIA I ELS FUTURS REPTES DE LA HUMANITAT:
Per JUAN E. PRADES  BEL
En la història de la humanitat, han existit diferents formes de concebir la idea del perfeccionament de la societat i els principis per la recerca de les persones per obtenir el fdruit d'una hipotètica felicitat i benestar, i els humans contemporanis ho expressem tractant de cercar canvis qualitatius en les nostres vides. Un procés evolutiú individual mentres dura la vida, que sol circular majorment actuan i evolucionan per dos vies, la social i la personal, d'una banda per la via de la cerca social de les relacions amb els altres i amb la resta societat en general, i d'altra banda per una via més íntima, amb la perspectiva individual d'un creixement espiritual i del benestar personal i familiar. El pas de vida de les religions i dels pensaments des de la antigüetat de les cultures clásiques hasta els nostres dies han significat per a la història humana, diferents nivells d'evolució, de prioritats i de formes distintes d'interpretar la realitat social, les relacions entre els homes, la política i la seua concepció del transcendent en la seua vida. En la societat d'avui de la segona dècada del segle XXI, caracteritzada per diferents crisis estructurals, econòmiques, polítiques, ideològiques, étniques i humanes, es manifesta directament o indirectament una pèrdua de valors trascendentals, que han estimulat en la societat moderna, el pessimisme, la decadència de valors, l'atracció per l'efímer, el consumisme i la possessió material, l'individualisme, l'hedonisme i l'absència de sentiments de solidaritat i fraternitat i la inmersió en una decadencia creixen. La societat actual ens mostra que l'interès de l'individu apunta a un gaudiment material immediat, com a camí de la satisfacció espiritual i experimenta unes relacions socials basades en la vanitat, en l'arrogància, en l'abundància i en la prepotència del poder, precipitant a l'home modern cap a una constant deshumanització que se concreta en un increment de la violencia i l'agresivitat entre societats i particulars, i que devem de tractar d'evitar i de contenir eixos procesos  agresuis, fent reflexións molt profundes del que es  bo i del que és roïn, i amb enraonaments d'empatia i ejemples tratar de reconduir cap a la llum clara la deriva humana que amb fermesa camina cap l'odi i la conflictivitat gratuita entre la societat, i cap a un extermini de valors, i que comporta la decadència com a espècie i un horitzó negre. Cadascú hauria d'actuar en consciència i amb intel·ligència per a intentar millorar cada dia el seu entorn més inmediat i millorar les relacions humanes des de els nivell més bàsic, i cuidar la manera de comportar-se i de respectar a tota la resta d'essers, per a millorar-nos a nosaltres mateixos, en un procés d'evolució permanent i positiva per a millorar la societat i el lloc, en que cadascú vivim en el nostre mon.

 (Lengua: Español): REFLEXIONES EN VOZ ALTA PARA LA CIUDADANÍA, LA CONVIVENCIA Y LOS FUTUROS RETOS DE LA HUMANIDAD:
JUAN E. PRADES BEL
En la historia de la humanidad, han existido diferentes formas de concebir las ideas del perfeccionamiento de la sociedad y la busca de la hipotética felicidad y el bienestar, y los humanos contemporáneos lo expresamos tratando de buscar cambios cualitativos en nuestras vidas, en  unos procesos de evolución natural en la vida, y que suelen circular mayormente por dos vías o vertientes, la social y la personal, por un lado desde la búsqueda social de las relaciones con los demás y la búsqueda de un equilibrio de convivencia con el resto de la sociedad en general, y la otra vía es la del crecimiento en una faceta más íntimista e interior, con la perspectiva de un crecimiento espiritual y la búsqueda del bienestar personal y familiar. A lo largo de las diferentes corrientes espirituales,
filosóficas y de pensamiento mas relevantes habidas en la evolución de la humanidad desde las culturas clásicas hasta nuestros dias (helenismo, el budismo, el cristianismo, el islamismo, el renacimiento, la denominada modernidad y el trashumanismo) han significado o aportado para la historia humana, diferentes niveles y formas de interpretar la realidad social, las políticas y las relaciones entre los humanos, y su concepción de lo que es y era trascendente en su vida individual y grupal. En la sociedad actual de hoy de la segunda década del siglo XXI, está viendose caracterizada por diferentes crisis estructurales, económicas, políticas, ideológicas y humanas, manifiestandose directamente o indirectamente en la pérdida de una de las aspiraciones históricas entre los humanos como es y ha sido la búsqueda de la felicidad y la manera de realizarse. Por el contrario, el conjunto de los diversos tipos de crisis quizá causados por una extraordinaria velocidad de la evolución y cambios de la sociedad del bienestar, por la rapidez en que se ha tenido que ir asimilando la progresión y la evolución cientifica, económica y social en el mundo, han estimulado y provocado en muchos individuos de la sociedad moderna, el pesimismo por los cambios negativos que lleva asociados, como puede ser la decadencia de valores, la atracción por lo efímero, el consumismo convulsivo, la posesión material como único fin hacia la satisfacción, el excesivo individualismo, la baja moralidad, el hedonismo y la ausencia de sentimientos de solidaridad, fraternidad y ética que han comportado el caminar a ciegas hacia una decadencia progresiva y creciente. La sociedad actual nos muestra que el interés de una mayoria creciente de individuos  apuntan en general a un disfrute material inmediato, como único camino superficial alternativo a la satisfacción espiritual, idealista i altruista, unos actos que suelen comportar unas relaciones sociales basadas en gran medida en la vanidad, en la arrogancia, en la ostentación de la abundancia y en la prepotencia del que se siente con poderes sobre los demás, precipitando al hombre moderno hacia una progresiva deshumanización que se biene concretando constantemente en un gran incremento de la violencia y la agresivitat mundial entre grupos humanos, razas, étnias y sociedades, y que debemos de tratar de atajar, de evitar y contener colectiva y individualmente con acciones de conciencia y reflexiones interiormente muy profundas sobre lo que es bueno o malo, para reconducir y acercar hacia una la luz más clara la deriva humana que con firmeza anda paso a paso hacia el incremento del odio entre semejantes, hacia el intento de exterminio de lo que no es afin, y hacia una progresiva decadencia como especie. Cada uno de nosotros tendríamos que actuar en conciencia y con inteligencia para intentar mejorar cada día con actos nuestro entorno más inmediato y las relaciones entre semejantes desde los niveles más básicos, y cuidar la manera de comportarse, de expresarse y de respetar a todo el resto, para mejorarnos paulativamente a nosotros mismos en un proceso de evolución permanente y positiva para intentar mejorar nuestra sociedad y los lugares en que cada cual vivimos o nos sintamos vinculados

viernes, 26 de febrero de 2016

RÈQUIEM: MARE I MARE DIDA

 DIDA 
Dos mares e tingut en la vida
 una em va donar la vida
i tan sols varem compartir un dia.
L'altra va ser com trobar una sort entre fracasos,
eixa sort era ma mare dida

i que es va fer càrrec de mi.
Jo havia perdut a ma mare,
ella també havia perdut al seu fill.
La mare dida és qui en va alletar,
qui va poder insuflar vida a aquell cos tan debilitat
qui va patir com si fora jo realment el seu fill.
Mare de llet
mare d'infinites bondats
mare de mil maneres de dir,
mare de patir i d'agrair.
Quin afecte imposta'n
i quina mostra d'humanitat
afronta'n les desgracies amb valentia.
Em vas alimentar, em vas vestir,
em vas abraçar dia a dia
em vas fer fadrí,
em vas donar família
i em vas adoptar com a fill.
El temps passa
el cos falla,
la vida s'allarga
i el teu esperit lluitador
lluitava com sempre güas fet
amb pròpia fermesa t'aferraves
amb l'intent d'anclarte al marejol de la vida.
Fins que un dia es trenca difinitivament l'amarra,
i subtilment ten vas anar del meu costat
allà, allà on l'anima es nega a faltar
i busca trobar per fi gloria i per fi pau
gloria més enllà,
al sostre il·luminat
per damunt de la vida terrenal.
En silenci vas partir
sense soroll, discretament,
quan falla la vida, quan el cos mor.
Moments tritos
moments inconcebits
que m'impregnen d'amargor
El meu interior és resent del mal
i s'afrenta acusa'n el vuit deixat,
l'ànima se'm dessagna
per la absència no concebida.
Un àngel segur..., que eres al cel 

a eixe cel de llum perpetua
mèrits has fet per sero.
Sent sovint com la teua presencia
vetlla per mi.
Mentre espere, esperaré amb calma
fins que es complisca aquella cita divina
de reunir-nos de nou un dia.
En eixa foscor de trànsit
en faràs de guia,
guianme per no perdrem en eixa immensitat eterna
a la què tu ja perteneixes.
M'esforçaré per guanyar'me el cel
eu fare per tú...
per tu, per no perdre't mai més.
Llavors serà per sempre junts,
allà on pugueu estar, trataré d'aplegar.
I res ni ningú,
ens podrà separar,
ni de tu mare dida
ni de la meua mare carnal
que espere poder conèixer,
i abrazarnos per fi un dia.
Res s'atura en la vida i tot arribara al seu dia....
REQUIEM IN MEMORIAM: MARE I MARE DIDA
Autor del poema: JUAN E. PRADES BEL, 2016
Dida: Dona que donava el pit i tenia conter i cuidava de nascuts expòsits a canvi d'una quantitat de diners o especies en calitat de pagament per el servei aportat.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

TALLER D'ESCRIPTURA PERIODÍSTICA

NADAL CULTURAL 2015, ACTIVITATS A LES COVES DE VINROMÀ:
TALLER D'ESCRIPTURA PERIODÍSTICA
Escriu: JUAN EMILIO PRADES BEL
Dins de les activitats del Nadal Cultural a les Coves de Vinromà, l'ultim diumenge de l'any s'ha portat a terme un taller d'escriptura periodística, organitzat per l'Associació Cultural Tossal Gros. El taller s'ha celebrat l'ultim diumenge de l'any a l'edifici que alberga el Centre de la

Fundació Docent, i ha sigut impartit per la periodista Maria Josep Albella, que ha introduït unes temàtiques molt interessants i variades pel que fa a una visió completa d'un mitjà escrit, com per exemple: Diferenciar els diferents tipus de gèneres literaris. L'emissor, el canal i el receptor. L'ús dels dos punts i dels punts suspensius en la redacció periodística. La interrogació i l'exclamació. Les cometes i els seus diferents usos. Com es presenta a un entrevistat. Les cites textuals. Regles elementals per a no caure en vicis evitables. La repetició de paraules i substitucions per sinònims. Els diferents gèneres periodístics com s'armen i estructuren: l'entrevista, la crònica, l'opinió.... El relat històric aplicat al periodisme i les seues particularitats. Espedaçament dels elements que componen un text. Regles i trucs en la redacció....
Han participat en el taller un bon grup d'autors i colaboradors de la publicació local Tossal Gros.

Publicacions:http://el7set.com/not/20205/taller-d-escriptura-periodistica-organitzat-per-l-associacio-cultural-tossal-gros-de-les-coves/

domingo, 13 de diciembre de 2015

TIPOS DE FOTOGRAFIA:
JUAN E. PRADES BEL
BELLAS ARTES • RETRATO • PAISAJES • ARQUITECTURA • INTERIORES • PROCESOS ALTERNATIVOS • FOTOPERIODISMO • DOCUMENTALES • CONCEPTUAL • NARRATIVA VISUAL • BODEGONES • BLANCO & NEGRO • NATURALEZA • FOTOGRAFÍA CALLEJERA • ABSTRACCIÓN • EXPERIMENTAL • ESCENARIOS.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

  La Comunitat Valenciana, és una Nacionalitat Històrica per les seues arrels històriques, per la seua personalitat diferenciada, per la seua llengua i cultura i pel seu Dret Civil Foral Valencià .
 «Els Furs del Regne de València», foren abolits per la promulgació del Decret de 29 de juny de 1707.

miércoles, 6 de mayo de 2015

La economía del absurdo: Cuando comprar más barato contribuye a perder el trabajo, Editorial Deusto

Libro: La economía del absurdo: Cuando comprar más barato contribuye a perder el trabajo

Autor: Josep Burgaya

Publicación: Editorial Deusto

 Sintesis: La economía se ha situado en el centro de nuestras vidas, ocupando prácticamente todo el espacio. La política, desplazada y reducida a mera retórica de la economía, ya es sólo la expresión de su incapacidad para administrar y mejorar el bienestar de las personas. El mercado ha diluido las ideologías, al tiempo que los sacerdotes del liberal-conservadurismo nos han prometido una apoteosis de riqueza en un mundo globalizado, sin fronteras y sin más reglas que la libre competencia. Pero algo no encaja. Cada vez se produce más, tenemos a nuestra disposición productos exageradamente baratos, pero nuestras rentas se reducen, el trabajo se vuelve escaso, perdemos seguridades y nos volvemos mucho más vulnerables. La crisis económica actual, el origen de la cual está en las prácticas oscuras de un sector financiero definitivamente independizado de cualquier control y desvinculado de la realidad, nos despertó de manera repentina y brutal del sueño en el que nos habíamos instalado plácidamente. Así arranca el análisis de Josep Burgaya, un ensayo lúcido y crítico sobre el mundo actual, en el que la falta de escrúpulos, la carencia del mínimo sentido moral y la codicia como valor supremo permiten explicar las prácticas que durante años se impusieron en el sector financiero, y que hincharon una burbuja especulativa que explotó y nos salpicó a todos en 2008. Ahora, el futuro pasa por romper con la economía del absurdo y devolver a los ciudadanos una economía basada en la justicia.

Biografía del autor

Josep Burgaya es doctor en Historia Contemporánea por la UAB. Desde 1986 es profesor titular de la Universidad de Vic, adscrito a la Facultad de Empresa y Comunicación, de la que fue decano entre 1995 y 2002. Ha impartido docencia en materias de historia económica, de pensamiento contemporáneo y de organizaciones internacionales políticas y económicas, en las titulaciones de Ciencias Empresariales, Periodismo, Publicidad y Comunicación Audiovisual. Articulista de prensa y ensayista, últimamente ha publicado los libros El Estado de bienestar y sus detractores. A propósito de los orígenes y la encrucijada del modelo social europeo en tiempos de crisis (Octaedro, 2013) y la versión catalana de esta La economía del absurdo, trabajo que le valió el premio de ensayo Joan Fuster y que publicó la editorial TresiQuatre en 2014. Dirige el posgrado «Economía Verde. Una opción de futuro», que imparten la Universidad de Vic y el Colegio de Economistas de Cataluña.

 http://www.amazon.es/La-econom%C3%ADa-del-absurdo-contribuye-ebook/dp/B00T5B5MHG

La economía del absurdo. Cuando comprar más barato contribuye a perder el empleo (Deusto)

Entrevista de la periodista Raquel Quelart (LaVanguardia) a Josep Burgaya autor del libro "La economía del absurdo. Cuando comprar más barato contribuye a perder el empleo" (Deusto):

El autor del libro "La economía del absurdo"Josep Burgaya analiza las consecuencias de una economía basada en el "low cost": "Los mayores de 50 años sin empleo no volverán a trabajar"


El próximo 24 de abril se cumplirán dos años del derrumbe del edificio textil Rana Plaza, en Bangladesh, en el que quedaron sepultadas miles de personas que trabajaban confeccionando ropa para conocidas marcas de moda. Muchas, 1.138 perdieron la vida, y 2.438 más resultaron heridas a consecuencia del mal estado en el que se encontraba el edificio. La tragedia hizo aflorar de nuevo a la luz pública las condiciones laborales en las que se confeccionan un gran número de prendas que llegan a los comercios de los países occidentales, tal como ya denunció hace más de una década Naomi klein en su No logo: el poder de las marcas.
El profesor Josep Burgaya, doctor en Historia Contemporánea por la UAB y profesor titular de la Universidad de Vic, reflexiona sobre la lógica económica “absurda” que se esconde detrás del “low cost” y la pérdida de millones de puestos de trabajo en el llamado primer mundo. También analiza las prácticas oscuras del sistema financiero que ocasionó la crisis que estalló en 2008. Burgaya acaba de publicar la edición castellana de su libro La economía del absurdo. Cuando comprar más barato contribuye a perder el empleo (Deusto), trabajo que le valió el premio de ensayo Joan Fuster.
-Usted afirma que vivimos en “una economía del absurdo”. Explíquese.
- Porque tenemos una economía que en vez de preocuparse por lo lógico y básico, que es el bienestar de la gente, y habiendo obtenido la mayor capacidad productiva jamás conocida, está generando el mayor nivel de pobreza de la historia. Es una economía que está inmersa en una carrera de mínimos –menos salario, menos trabajo y menos impuestos-; es una trampa de pobreza, absurda, donde la misma economía deja de tener sentido.
¿Todas las grandes marcas subcontratan a empresas que explotan a sus trabajadores para fabricar sus productos?
- Hay pocas excepciones. Desde los años ochenta y de los noventa sobre todo, la tendencia de las grandes empresas ha sido reducir los costes de producción buscando trabajo barato y costes sociales y medioambientales bajos. Y eso quiere decir irse a países emergentes, al tercer mundo. Esto lo hacen las marcas que nos venden productos low cost, pero también las que comercializan productos caros porque quieren tener más margen de beneficio.
¿Qué consecuencias tiene para los países occidentales que las grandes firmas estén desplazando su producción a países como India, China o Bangladesh?
- Esto nos permite en muchos casos tener a nuestro alcance productos muy baratos. El ejemplo de Zara es paradigmático. Nos sorprende ver lo que cuestan los pantalones y las camisas en sus tiendas, pero el precio que pagamos no es solo monetario: nos hemos quedado sin trabajo porque se ha llevado su producción fuera. Por tanto, cada vez tenemos salarios más bajos y menos posibilidades de ocupación, aunque nos beneficiemos de productos más baratos.
¿El libro que Naomi Klein publicó hace una década advirtiendo de este fenómeno contribuyó a crear conciencia social al respecto?
- Sí. El problema no está en que los consumidores conscientes abandonemos las empresas que no cumplen determinados estándares sociales o ecológicos y nos pasemos a las que sí lo hacen, que no está mal, sino que la política vuelva a ejercer el papel central que le toca. La información de la que disponen los consumidores es relativa, puede ser sesgada, como los bulos que corren por internet, por lo que tampoco tenemos certezas en relación a cómo están producidas las cosas. Lo que sí sería importante es que los estados, con su obligación de mantener el bienestar de la población, establezcan ciertos límites a los productos que se comercializan dentro de sus fronteras.
- ¿A qué tipo de límites se refiere?
- No puede ser que haya en el mercado productos producidos con mano de obra infantil, productos que se han fabricado con jornadas laborales de 16 horas diarias durante 29 días al mes con sueldos de 30 euros mensuales, así como productos que intoxican a la gente que participa en su proceso productivo, por ejemplo, las famosas pantallas de los Ipads. En los mercados no debería haber artículos que no se hayan fabricado bajo unas condiciones mínimas de dignidad y en estructuras productivas donde haya respeto a los derechos sociales y personales.
- Pero, ¿por qué los estados lo permiten?
- En el momento en que la política abandonó la economía, que se aceptó desregular, la economía dejó de estar al servicio de la mayoría de las personas y pasó a ser un artefacto absurdo, lo cual nos lleva acumular en el momento en que generamos más riqueza el mayor número de pobreza.
- ¿Los complejos fabriles que empresas como Foxconn, que produce el 40% de la electrónica mundial, tienen en los países emergentes donde los empleados pueden dormir y comprar no recuerdan un poco a nuestras antiguas colonias industriales?  
- Sí, pero con condiciones mucho más duras. Cuando hay puntas de demanda, la jornada laboral de los trabajadores de estas fábricas puede superar las 16 horas diarias. Por ejemplo, cuando sale un iPhone 6 y nosotros, como lo queremos más que nada en el mundo y estamos dispuestos a pagar 1.000 euros por él, hacemos cola en los Apple Center, esto tiene un efecto sobre el inicio de la cadena: hay gente que tiene que trabajar tres turnos seguidos para fabricarlos. Incluso, con el lanzamiento del iPhone 5, se llegó al punto culminante cuando las factorías de Foxconn no se hacían descansos y empezó una ola de suicidios, de trabajadores que se tiraban por la ventana porque ya entraban en una fase de locura. ¿Qué hizo el propietario de Foxconn? Puso redes en las ventanas.
Y, según explica usted en el libro, se comprometió a contratar a monjes budistas…
- Para pacificar el entorno. Esto que parece un chiste son cosas que suceden realmente. Cuando nosotros hacemos determinadas apuestas por gadgets de la modernidad, esto tiene unos efectos sobre la gente que los produce.
¿Existe algún teléfono móvil que se fabrique en condiciones de no explotación laboral?
- No, todo se fabrica más o menos en estas condiciones. Una parte importante de los móviles los fabrica Foxconn. Curiosamente, los márgenes de beneficio de esta empresa son muy bajos a causa de las condiciones que le imponen las marcas para las que fabrica.
-  ¿Las grandes marcas hacen algo para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores que elaboran sus productos?
- Cuando salen a la luz sus trapos sucios, todas estas empresas argumentan que las exigencias que piden a sus proveedores al respecto son muy altas y que realizan informes de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). En realidad no es así. Las grandes marcas del textil, por ejemplo, van al tercer mundo y subastan la producción a cuál proveedor la hace más barata y, por lo tanto, la darán al que por menos coste se comprometa a producirla. Y, en consecuencia, no se cumple ninguna norma de seguridad, de higiene ni de condiciones laborales.
- Un negocio redondo.  
- En el sector textil se ha impuesto desde hace unos años la moda barata, un concepto que en España introdujo Zara –no solo esta firma, pero es la referencia-: ya no es suficiente vender piezas de buena calidad y perdurables, sino que ahora se trata de que duren relativamente poco, pero que sean cómodas e informales. Zara hizo su contribución a esta tendencia con un modelo de negocio absolutamente diferente e interesante a analizar porque pasa de un sistema basado en diseñar colecciones y convencer a la gente de que las compre a un sistema donde a partir de unos diseños originales, en función de la demanda de la gente, produce. Es un just in time, una producción según demanda. Entre que se encarga y el producto llega a la tienda, pasan siete días.
¿Y todo esto es consecuencia de la globalización?
- Sí, es la consecuencia de una determinada manera de llevar a cabo la globalización. El hecho de que se haya globalizado la tecnología y el conocimiento no es negativo, lo que es malo es imponer determinadas condiciones, una distribución internacional de la producción y, sobre todo, esta desregulación de la actividad económica que conlleva que los salarios sean más bajos tanto en el tercer mundo como aquí, y que las grandes corporaciones dejen de pagar impuestos. Por este motivo las empresas nos generan menos riqueza que antes.
- ¿Algún ejemplo?
- Siempre pongo el ejemplo de Inditex, que pagó 700 millones de euros a España en 2012, pero le condonaron 900 millones porque tiene una capacidad de forzar ajustes fiscalmente, es lo que se llama planificación fiscal agresiva. O, por ejemplo, su venta por internet la hace desde Irlanda porque se paga um 10% de impuestos en lugar de un 35%. Amancio Ortega en el 2013 pagó un 9% de impuestos, esto es mucho menos de lo que tributó la cajera peor pagada de sus tiendas. Cuando sucede esto, tenemos un problema. La desregulación ha provocado que las corporaciones estén por encima de las estructuras estatales o políticas y, por lo tanto, su reparto de riqueza sea mucho menor. De ahí el problema del que en estos momentos somos conscientes: la desigualdad.
- ¿Qué opina de los que afirman que España ha salido de la crisis?
- Es una fantasía pensar que estamos en recuperación económica: el 90% de los contratos de trabajo son precarios, los salarios en muchos casos están por debajo de los 400 euros mensuales y la mayoría de los contratos son de días. ¿Qué proyecto de vida se construye sobre esto? Esto teniendo la suerte de vivir en el primer mundo y no en una barriada de Dakar.
- Pero las cifras macroeconómicas indican que el Producto Interior Bruto español (PIB) está creciendo.
- El que se fije en el PIB para saber cómo va la economía tiene un sentido de la vida un poco extraño porque no indica bienestar, sino flujos monetarios. Siempre pongo el ejemplo absurdo y extremo: si los catalanes decidiéramos que nos ponemos todos enfermos y nos ingresarana todos en el hospital, el PIB catalán subiría porque generaríamos gasto sanitario. Hay otros indicadores que miden el bienestar de la ciudadanía.
Como el IDH –Índice de Desarrollo Humano-.
- Sí, por ejemplo. ¿Qué sentido tiene la economía si no resuelve los problemas de la gente? La política debe volver a hacer su función decisoria. Hasta hace 40 años los temas importantes se decidían en la política, que lo haría bien o mal, pero el poder emanaba de la voluntad ciudadana. Es a partir de los ochenta cuando se desregular todo y triunfa la idea de que el mercado es Dios y que tiene que haber poco poder político, por lo que hoy en día el poder político no decide sobre lo importante.
- ¿Y cuál es la consecuencia?
- La gente apela a la política para que les resuelva los problemas y los políticos no tienen instrumentos en su mano para hacerlo, lo que contribuye a su descrédito.
Algunos opinan que la alternativa de los países “ricos” a la industrialización es la economía de valora añadido y las actividades intensivas en conocimiento…
-  Sí, pero esto se vendió y esta nueva economía explotó a finales del siglo pasado con la crisis de las “puntocom”. En verdad se ha demostrado que buena parte del sector terciario y cuaternario se ha desplazado con la industria porque son actividades relacionadas con ella, y porque, además, los servicios también se prestan de forma más barata en el tercer mundo, es decir, los informáticos son igual de buenos en la India y trabajan a mitad de precio. Y eso condena a una parte de la población de países como España a no tener trabajo. La gente de más de 50 años que ha perdido su empleo no volverá a trabajar, no los engañemos, no se recolocarán, y nos condena un poco en el caso de Europa a hacer de parque temático para atraer al turismo.
Como demuestra el fallido proyecto del Eurovegas en Madrid o el futuro BCN World que se construirá al lado de Port Aventura…
- Es el modelo de Barcelona, cuya única industria, aunque es simplificar un poco porque es más complejo, es el turismo, pero es de baja calidad. Y, curiosamente, para atender a este sector no se recurre a la mano de obra que no tiene trabajo en otras actividades, sino que como en el sector turístico también va a la carrera de mínimos –low cost- atrae a trabajadores dispuestos a cobrar salarios tan miserables que la gente de aquí no está dispuesta a aceptar. Por tanto, el sector turístico es totalmente precario.
Algunos pensarán que si la gente no está dispuesta a trabajar a cambio de esos salarios bajos que usted menciona, quizá es que no le hace falta…
- Sí que le hace falta, pero hay una cosa que se llama dignidad y trabajar por salarios de dos euros la hora, pues hay gente que se resiste a ello (…) Hemos llegado a un punto que tener trabajo no te garantiza que salgas de la pobreza. Estono tiene mucho sentido, si no hay actividad productiva, reparto del trabajo, derechos sociales establecidos, estamos construyendo una sociedad que va hacia el colapso y esto hace que el propio sistema democrático entre en crisis. Ningún sistema democrático puede funcionar con estos niveles de desigualdad.
- Usted sostiene en el libro que las ciudades de los países emergentes también compiten por el turismo de capitales como Barcelona.
-  La historia, el arte, la gastronomía y el clima nos da un cierto margen de acción. El turismo como actividad complementaria es muy interesante, pero como única actividad económica es depender de algo que tiene unas bases débiles porque puede haber zonas más baratas hacia donde se desplace el turismo de masas, o puede producirse cerca de nosotros un conflicto bélico, como le ocurrió a la antigua Yugoslavia.En general, en el turismo y en cualquier otro ámbito, la apuesta por el low cost es una mala apuesta. Alguien decía, y me parece interesante, que los productos low cost generan sociedades low cost, y un poco es el peligro en el cual estamos inmersos.
-  Así pues, ¿el futuro que se nos depara es el convertirnos en ciudadanos de bajo coste?
-  No lo sé, pero estaría bien que nuestro futuro pase por recuperar la política y nuestra condición de ciudadanos.
-  El Homo politicus de Platón.  
-  Básicamente, ahora somos consumidores y de ciudadanos tenemos poco. Se trata de recuperar la noción de ciudadanía y, por lo tanto, de gente libre que decide sobre las cosas fundamentales de su vida y que cree un entorno para construir su proyecto de vida. Hay que volver a lo elemental.